Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Músicos en la Mitología Clásica Griega

Fecha de publicación: 08 de enero de 2012

LA MÚSICA Y LA MITOLOGÍA GRIEGA. Al hilo de la magnífica representación de L´Orfeo de Claudio Monteverdi que ví ayer en una grabación del Teatro alla Scala de Milán, - dirección musical de Rinaldo Alessandrini al frente de Concerto Italiano, dirección escénica del genio norteamericano Robert Wilson, y con Sara Mingardo entre las cantantes destacadas-, me gustaría publicar en esta Sección de la Historia de la Música Clásica unas breves reseñas sobre algunos de los muchos músicos de la mitología clásica griega.

Orfeo, favola in Musica

 

Música clásicaHISTORIA DE LA MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2

Entre esos músicos podemos distinguir aquellos que tuvieron, gracias al poder de la música, mejor fortuna que nuestro cantor tracio, Orfeo,- que como sabéis fue capaz de conmover con su lira y su canto a las divinidades infernales y adormecer a Caronte, barquero de la laguna Estigia para recuperar de la muerte a su amada Euridice y perderla después-, y aquellos otros que incluso tuvieron pero destino.
  
Así podemos citar a las pobres Piérides, nueve princesas que osaron retar musicalmente a las Musas. Tras perder la competición según veredicto de las Ninfas, jueces de parte, las Musas las convirtieron en urracas que como sabéis no se caracterizan precisamente por su canto y su musicalidad.  
  
Lino, profesor de música de Hércules en la tierna infancia del héroe, se tropezaba con las pocas aptitudes musicales de éste, lo que enfurecía al músico. Un día, llevado de su enfado, llegó a pegar al niño. Tal desmán fue cortados de raíz por Hércules que le rompió la lira en la cabeza y lo mató. Así, de esta cruel manera, finalizó la carrera docente de Lino. 
 
También es conocido el caso de Támiris, hijo del músico Filamón, al que también se le ocurrió desafiar musicalmente a las Musas con su lira. Támiris pidió yacer sucesivamente con las nueve Musas si resultaba vencedor. Perdió, y con ello la vista y su capacidad musical. 
 
El mortal Alfeo fue profesor de flauta de la diosa Atenea. Pero las pasantías y la música hicieron que se enamorase de ella e intentase forzarla. Inmediatamente cayó el rayo de Zeus sobre él, matándolo ¡Cómo podéis comprobar la docencia musical en el Olimpo era una profesión de alto riesgo! 
 
Otras veces la música conduce, sin embargo, a un final feliz. Así cuenta la mitología griega que Arión, músico de Lesbos, en el viaje de regreso a su patria, después de una gira musical por el mar Sículo, fue atacado por los marineros del barco con intención de robarle. Arión pidió, como último deseo, poder tocar su lira. En cuanto lo hizo acudió inmediatamente un delfín. Arión se tiró al agua y el cetáceo lo llevó a tierra, salvándolo. 
 
Anfión, rey de Tebas, levantó las murallas de la ciudad gracias a la música de su lira que hacía que las piedras “volasen” hacia su sitio sin el concurso de ningún otro medio manual o mecánico. 
 
Como podemos comprobar con estos ejemplos y otros muchos más, la música es un componente fundamental de la mitología griega a la que volveremos de visita musical en próximos capítulos.
 
Para terminar este artículo me gustaría contaros una anécdota mucho más próxima en el tiempo. Ocurrió en España alrededor de los años cuarenta del siglo pasado. Un famoso profesor de canto visitó una ciudad de provincias para dar una conferencia. Al finalizar la misma se le acercó una señora que tenía una hija estudiante de canto y, tras no pocos ruegos, consiguió que el “Maestro” se aviniese a escucharla cantar y dar su opinión profesional sobre la calidad canora de la chiquilla.
 
 –Espere Usted fuera, fue la única condición que impuso el profesor. Cuando tras la audición se abrió la puerta la madre nerviosa y anhelante preguntó:
 
 -Maestro, ¿Qué tal canta la niña?
 
 Este muy serio contestó: 
 
-La niña tiene poquita voz, pero ¡¡Muy Desagradable!!

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2 

Escuchemos, como colofón al artículo y ejemplo del poder de la música, a Orfeo cantándole a Caronte “Possente Spirto.." , 
 

“Possente Spirto.." 

 
ORFEO
Possente Spirto e formidabil nume,
senza cui far passaggio à l' altra riva
alma da corpo sciolta in van presume.
 
Ritornello
 
non viv´io, no, ché poi diva è priva
mia cara sposa, il cor non è più meco.
E senza cor, com´esser può ch´io viva?
 
Ritornello
 
A lei volt' ho il camin per l' aër cieco, 
a l' Inferno non già,ch' ovunque stassi
tanta bellezza il paradiso hà seco.
 
 
ORFEO
Espíritu poderoso y formidable numen
sin que pasar a la otra orilla
alma del cuerpo separada pretende en vano
 
Ritornello
 
no vivo yo, no, luego que pirivada de vida
mi querida esposa, el corazón ya no está conmigo.
¿Y sin corazón cómo puede ser que yo viva?
 
Ritornello
 
Hacia ella hice el camino por el aire ciego,
no ya al Infierno, que donde mora
tanta belleza, el Paraiso tiene consigo
 
 

Artículos relacionados

Teoría de la Música en la Grecia Antigua

La Música en la vida cotidiana de la Grecia Clásica

Apolo, la Música y la Mitología

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

Compartir

¿Quieres anunciarte en Clasica2?
Si quieres anunciar un concierto, un disco, un libro o una simple nota en Clasica2, envíanos un correo a: mlopezbenito@clasica2.com
Boletín de Clasica2
Suscríbete al boletín de correo electrónico de Clasica2 y recibe en tu buzón de correo las actualizaciones de la web más interesantes: nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos...
Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2019 Clasica2. Todos los derechos reservados.