Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

William Byrd: My Mind to Me a Kingdom Is

Fecha de publicación: 06 de marzo de 2018

100 Canciones para una Vida, nuestra sección de Clásica2 donde incorporamos grandes canciones de la Historia de la Música Clásica, os invita hoy a pasar un rato delicioso escuchando My Mind to Me a Kingdom Is, una de las Consort Songs de William Byrd. La interpretación corre a cargo de la soprano Emma Kirkby acompañada de Fretwork, el afamado consort británico de violas da gamba.

Marcus Gheeraerts (el Joven). Catherine Killigrew, lady Jermyn, 1614

WILLIAM BYRD EN 100 CANCIONES PARA UNA VIDA

My Mind to Me a Kingdom Is, es una obra que data de los alrededores del año 1585 y que se publica por primera vez, con una cierta modificación, en la colección de canciones inglesas de William Byrd titulada Psalms, Sonnets, and Songs of Sadness and Piety (1588). (Salmos, Sonetos y Canciones de Tristeza y Piedad). Estamos ante una de las grandes obras de la época isabelina, escrita por la mano del compositor que con Palestrina, Lassus, y Victoria representa la cima de la música del siglo XVI.

La música de Byrd se extiende a lo largo del reinado de Isabel I (1558-1603) y el comienzo de la los Estuardo, con Jacobo I. Como fruto de su larga relación con la Capilla real y con no pocos poderosos personajes de la corte, mucha de la música de William Byrd tenía como objetivo último el entretenimiento cortesano, de carácter profano y alejado, por tanto, de la música religiosa a la que Byrd dedicará prácticamente el cincuenta por ciento de su producción.

Entre aquella música profana se encuentran sus obras para teclado, canciones para consort, como la que hoy nos ocupa, sonetos y madrigales. Una música maravillosa para tiempos ciertamente convulsos.

Y sin más dilación, os invito a escuchar a Emma Kirkby y Fretwork en esta maravillosa interpretación de My Mind to Me a Kingdom Is, grabada por Harmonia Mundi con  el número de catálogo 907383

My mind to me a kingdom is. William Byrd

My mind to me a kingdom is;
Such perfect joy therein I find
That it excels all other bliss
Which God or nature hath assign'd.
Though much I want that most would have,
Yet still my mind forbids to crave.

No princely port, nor wealthy store,
No force to win a victory,
No wily wit to salve a sore,
No shape to win a loving eye;
To none of these I yield as thrall,--
For why? my mind despise them all.

I see that plenty surfeit oft,
And hasty climbers soonest fall;
I see that such as are aloft
Mishap doth threaten most of all.
These get with toil and keep with fear;
Such cares my mind can never bear.

I press to bear no haughty sway,
I wish no more than may suffice,
I do no more than well I may,
Look, what I want my mind supplies.
Lo ! thus I triumph like a king,
My mind content with anything.

I laugh not at another's loss,
Nor grudge not at another's gain;
No worldly waves my mind can toss;
I brook that is another's bane.
I fear no foe, nor fawn on friend,
I loathe not life, nor dread mine end.

My wealth is health and perfect ease,
And conscience clear my chief defence;
I never seek by bribes to please,
Nor by desert to give offence.
Thus do I live, thus will I die,--
Would all did so as well as I!

Revista de musica clasicaMás Canciones para una vida

Compartir

¿Quieres anunciarte en Clasica2?
Si quieres anunciar un concierto, un disco, un libro o una simple nota en Clasica2, envíanos un correo a: mlopezbenito@clasica2.com
Boletín de Clasica2
Suscríbete al boletín de correo electrónico de Clasica2 y recibe en tu buzón de correo las actualizaciones de la web más interesantes: nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos...
Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2018 Clasica2. Todos los derechos reservados.